martes, 27 de enero de 2009

B092- La Guerra Social. 2da Parte

Boletín de fecha 19 de abril de 2007

Expansión del Foro de San Pablo: nace el “Foro Social Mundial” (FSM).

En enero del 2001, febrero del 2002 y febrero del 2003 el FSP sentó sus reales en la ciudad de Puerto Alegre (Brasil). En el primero de esos encuentros creó el llamado “Foro Social Mundial”- FSM, es decir, una ampliación de sus objetivos a nivel planetario.

También se dio luz al “1er Foro Parlamentario Mundial”, una verdadera red internacional para lograr sanción legislativa a las iniciativas de ese FSM. Se lo presentó como una alternativa de izquierda para ofrecer soluciones ”concretas y viables” a los problemas mundiales. Sin embargo su verdadero rostro se manifestó a través de la actuación protagónica de la delegación cubana, de las narcoguerrillas colombianas de las FARC, de numerosos ideólogos y teólogos de la liberación, del PC de Brasil y del Movimiento de los “Sin Tierra”, elogiado por Fidel Castro como “nuevo modelo de agitación social”.

Particularmente en febrero de 2002 se reunió una multitud impresionante que recorrió Puerto Alegre manifestándose contra “La Globalización”, contra el “Area de Libre Comercio de las Américas –ALCA” y exigiendo una “auténtica revolución en la Argentina”…. “Revolución en Argentina, revolución en América latina” fue el emblema de ese FSM creado al son de cacerolazos.

Es que para muchos de los presentes, la Argentina representaba todos los males que ellos atribuían a la globalización y un mal ejemplo de lo que podría ocurrir en otros países de América que insistieran en mantener el modelo neoliberal.

El Foro de San Pablo “made in Argentina”

En el 2002, ante una convocatoria formulada por más de 200 organizaciones, se desarrolló en nuestro país el “Foro Temático de Argentina - FTA”, que cumplió sus actividades en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA entre los días 22 y 25 de marzo de ese año.

La magnitud del encuentro (se estimaron en diez mil los concurrentes del país y quinientos los extranjeros) y la modalidad del trabajo en “paneles”, dificultaron el análisis exhaustivo de los temas abordados. En su desarrollo se instalaron las siguientes ideas:

- Se debía considerar al FSP como factor de resistencia contra el capitalismo y ubicarlo como la contracara del tradicional evento anual que se celebra en Davos.

- Se debía lograr que la crisis argentina trascendiera nuestras fronteras y pudiera mostrarse como “la crisis del paradigma neoliberal”.

- Había que insistir en “la lucha contra el ALCA”.

- Se determinó que este encuentro era sólo una acción más, dentro del proceso de resistencia global, que había tenido un hito importante en lo sucedido los días 19 y 20 de diciembre de 2001 en Buenos Aires. (Movilizaciones populares en Plaza de Mayo contra el presidente De la Rúa ).

- Se insistió en que ese foro era otra demostración del quiebre de aquella idea de maridaje entre capitalismo y liberalismo .

- El caso argentino debía ser presentado como “el experimento más dogmático y más fanático del liberalismo” y por ello se seleccionó a nuestro país para analizar su crisis y proponer alternativas.

Concurrieron al FTA representantes de: grupos piqueteros y asambleístas barriales de izquierda, asociación Madres de Plaza Mayo, familiares de muertos en el atentado a la AMIA, Memoria Activa, Asociación Cristiana de Jóvenes, Ex Combatientes de Malvinas, Comunidad Homosexual Argentina, Greenpeace, Amnesty Internacional y otras .

La consigna general fue : “No al modelo neoliberal y al ALCA”. Los principales panelistas fueron : Atilio Borón (UBA), Víctor de Gennaro (CTA), Adolfo Pérez Esquivel (SERPAJ), Nora Cortiñas (madres Plaza de Mayo), Marta Maffei (sindicato de docentes), Evo Morales (candidato a la presidencia de Bolivia) y Pino Solanas (cineasta de izquierda).

En los paneles tuvieron una actuación destacada por las mociones presentadas : Evo Morales, los representantes de la Coordinadora Aníbal Verón, de Piqueteros Barrios de Pie, de la Organización Montoneros y de la Central Unica de Trabajadores del Brasil (CUT).

El FSP y su vinculación con la Teología Latinoamericana de Liberación(TLL).

En enero de 2005, dentro del contexto del 5to. FSM, se realizó en Puerto Alegre el Primer Foro Mundial de Teología y Liberación con la participación de 175 teólogos provenientes de los cinco continentes.

Allí jugó papel protagónico Leonardo Boff, ex sacerdote brasileño volcado abiertamente a la lucha de clases, propulsor de la teología usada con fines revolucionarios, el desconocimiento de la autoridad papal, apoyo a los cleros y sectas locales y exaltación de la ecología.

La Iglesia Católica viene señalando que el FSM está llevando el concepto marxista de lucha de clases a escala planetaria . Ya no abarca solamente la lucha entre patronos y obreros, sino países ricos contra países pobres, continentes productores contra continentes consumidores, mundos pauperizados contra mundos desarrollados… o, saliendo de la economía, hijos contra padres, alumnos contra profesores, feministas contra la familia, drogadictos contra sensatos, ecologistas radicales contra la cultura occidental, indigenistas contra civilizados, laicos contra religiosos, el pueblo contra la jerarquía eclesiástica, clientes contra empresas, ciudadanos contra el estado, etc.,etc.

Es necesario recordar que con posterioridad a la aparición del Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo – MSTM – (Ver Boletín Nro 8) y luego de cumplidas las reuniones del Concejo Episcopal Latinoamericano – CELAM – en Medellín, Colombia (1968), comenzaron a tomar forma las llamadas “Teologías Latinoamericanas de Liberación”-TLL– (ver Boletín Nro 71). En realidad ellas no respondían al concepto académico y clásico de teología en tanto no se referían a Dios sino que constituían estudios de temas socioeconómicos y políticos. Tampoco eran “latinoamericanos” dado que provenían específicamente de Europa (Universidad de Lovaina, Bélgica) y en cuanto a su sentido de “liberación” se buscaba adaptarla al concepto de lucha ideológica y de clases, con la consecuente derivación política. En realidad trataban la explotación del “Tercer mundo” por parte de los países ricos.

Estas falsas teologías fueron propulsadas por sacerdotes y obispos que deseaban permanecer en el seno de la Iglesia, “pero sin traicionar los principios y fines revolucionarios”. Pese a haber sido especialmente denunciadas y desautorizadas por el papa Juan Pablo II, han continuado desarrollando una prédica supuestamente “progresista” como metodología para minar la enorme influencia espiritual de la Iglesia Católica, sólo que en la actualidad intentan extender esos efectos a las restantes confesiones religiosas.

La vinculación abierta de los principales ideólogos de las TLL con el FSP y el FSM marca a las claras la coincidencia de objetivos entre ambas. Hoy, como ayer, constituyen el instrumento estratégico para fragmentar un patrón de valores, permanente y tradicional, cuya vigencia colisiona con sus objetivos para asumir el poder.

Los logros del “Foro de San Pablo – FSP”.

Uno de los líderes de la oposición en Venezuela, el ingeniero Alejandro Peña Esclusa, expresa en su libro “El continente de la esperanza”(ed Fuerza Productiva - 2006) la importancia de comprender que desde el momento en que Chávez alcanzó la presidencia de su país en 1998, el FSP se expandió considerablemente y sus miembros y aliados han tomado el poder en Brasil (2002), la Argentina (2003), Uruguay (2004), Bolivia (2005) , Chile, Nicaragua y Ecuador (2006).

Si bien los países mencionados exhiben diferentes matices o grados de adhesión, esta situación demuestra que el FSP ha sido superado, e incluso sustituido, por los gobiernos que actualmente funcionan como ejecutores de las ideas y planes de Castro, Chávez y sus aliados. Algunos analistas sostienen que el FSP ya llegó a cumplir su objetivo intermedio que es llegar al poder en distintos países de Sudamérica para coordinar los esfuerzos y lograr el objetivo propuesto, de una unión sudamericana de izquierda (socialista) para oponerse a las democracias liberales.

Tanto más por los triunfos obtenidos en los respectivos procesos re-eleccionarios de los presidentes Lula(octubre) y Chávez(diciembre) en el 2006, que marcaron un afianzamiento de esos dirigentes con el previsible aumento de gravitación del FSP, a pesar que debido a la intromisión desembozada de Chávez en la política interna de varios países del área, ha provocado algunos reveses importantes.

Recordemos que dos candidatos que aparecían liderando las encuestas en forma notoria, resultaron derrotados en las urnas al saberse que recibían apoyo del presidente venezolano . Fueron los casos durante el año 2006, de Ollanta Humala (Perú) en el mes de mayo y López Obrador (México) en julio.

Según Peña Esclusa, el FSP está empeñado en dar batalla por la preeminencia estratégica en el continente americano, expresando que adhieren al sistema democrático, y condenan la violencia, el terrorismo y el narcotráfico. Declamando su rechazo a la corrupción y ratificando su lucha contra el neoliberalismo.

Sin embargo, dice, basta echar una mirada al interior de Venezuela y de Cuba y también analizar la historia y antecedentes de los grupos que integran el Foro para ver que, además de corruptos y dictadores, varios de ellos son verdaderos elementos residuales de la lucha armada y el tráfico de drogas.

Por otra parte, nosotros hemos presenciado los avances del FSP en ocasión de la ruidosa y contestataria “Contracumbre” de Mar del Plata, opositora a la “IV Cumbre de las Américas 2005” y también la Cumbre Presidencial en Córdoba, en el año 2006 ( ó segundo “Cordobazo”según Chávez). En ambos casos se pudo apreciar que nuestro gobierno brindó decidido apoyo a esos eventos y ofreció una tribuna sin límites para el denuesto y la propaganda al tirano Castro y al autoritario Chávez.

En nuestra Argentina el proceso de penetración del FSP está favorecido por un estado generalizado de crisis (moral, institucional, educacional, jurídica, política, social y económica) atribuido por los gobiernos y MCS en forma casi exclusiva al modelo “neoliberal”. A este estado de cosas se suma una situación cuasi anárquica donde impera la inseguridad y campea el crimen, sin que las instituciones oficiales responsables les hayan puesto coto, ya sea por complicidad o especulación política de los gobernantes, como por falta de convicción, miedo o visión garantista de jueces y fiscales. La impunidad para los que vulneran las leyes es ya una norma aceptada.

Nuestra sociedad está avanzando hacia un cambio de paradigma que ha comenzado a modificar los conceptos de represión y de autoridad, transformándolos en vocablos antidemocráticos con el sólo objeto de apostar a una situación de anarquía, facilitadora de los movimientos de activistas político-sociales de izquierda que son funcionales a los fines de la guerra social latinoamericana.

Los profundos cambios sufridos por nuestro cuerpo social y su actual estado de decadencia, robustecen los discursos emocionales de la izquierda contra los argumentos clásicos de mesura y orden. Se corre el riesgo de reemplazar la idea y prácticas de la democracia por los dictados de la masa popular guiada y engañada por punteros corruptos al servicio de algún sector (oficial o no ). Hoy la multitud organizada se está transformando en un sujeto político y como tal está actuando cada vez más, con la idea de algunos líderes, de transformar la democracia participativa en una democracia directa

De ahí hay sólo un paso para la aparición de un líder autoritario, carismático, populista y demagógico, que lleve al país a una nueva frustración.

FIN DEL BOLETÍN Nro 92.-

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.