lunes, 5 de enero de 2009

B074- Bases políticas para el futuro

Boletín de fecha 04 de octubre de 2006

Bases políticas para la institucionalización del Estado
El 19 de diciembre de 1979, la Junta Militar dio a conocer las Bases Políticas del Proceso.
Las mismas preveían la intervención institucionalizada de las FFAA en el gobierno y fijaba las pautas para la tarea futura de los partidos políticos cuyas leyes pertinentes serían promulgadas a partir del 2do. Semestre de 1980. El máximo organismo del Estado, la Junta Militar , se reservaba la dirección y supervisión de las acciones. Por su parte, el Poder Ejecutivo Nacional tenía la responsabilidad de la ejecución de las acciones a que diera lugar su puesta en vigencia.

En la introducción del documento político difundido, se hacía referencia -entre otros aspectos- al propósito del Proceso de Reorganización Nacional de: Restituir los valores esenciales que sirven de fundamento a la conducción integral del Estado, enfatizando el sentido de moralidad, idoneidad y eficiencia imprescindibles para reconstituir el contenido de la imagen de la Nación , erradicar la subversión y promover el desarrollo económico de la vida nacional basado en el equilibrio y la participación responsable de los distintos actores a fin de asegurar la posterior instauración de una democracia republicana, representativa y federal, adecuada a la realidad y exigencias de evolución y progreso del pueblo argentino....

Informe sobre los Derechos Humanos del Dpto de Estado de EEUU.

Con 66 días de antelación a la presentación del Documento de la CIDH como resultado de la visita a la Argentina en Septiembre de 1979 , el 5 de febrero de 1980 se conoció el “Informe del Departamento de Estado norteamericano sobre los derechos humanos”, el que tenía un capítulo dedicado a la Argentina donde se colocaban los años 1975 y 1976 “en la cumbre de la violencia”. El documento tenía distintas denuncias y cifras sobre detenidos y desaparecidos, aunque reconocía que había una mejora general en la situación de los derechos humanos. También se refería al plan político y al “compromiso asumido para su retorno eventual al gobierno civil”. El informe fue elevado por el Poder Ejecutivo norteamericano al Congreso de la Unión.

Dos días después, el 7 de febrero, el Gobierno argentino convocó al Embajador de los EE.UU. señor Raúl Castro y le hizo saber su desagrado por el referido informe, calificando al mismo como intromisión en los asuntos internos argentinos, previniéndolo sobre el deterioro que esta práctica ocasionaba en las relaciones bilaterales.

Esa misma noche, el Gobierno del presidente James Carter rechazó la acusación argentina de que el informe constituía una intromisión en los asuntos internos de nuestro país.
El Gobierno argentino reiteró su posición sobre el tema, expresando que esa situación estaba basada en el estado de necesidad, surgido de la lucha con el terrorismo.

Conmemoración del 5to aniversario de la Operación Independencia.

El 9 de febrero de 1980, se conmemoró el quinto aniversario de la Operación Independencia , iniciada en 1975 por orden del gobierno constitucional de la viuda del general J. D. Perón mediante Decreto Secreto Nro 261 del 5 de febrero de 1975, para “..neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos que actúan en la provincia de Tucumán.” El 9 de febrero, en cumplimiento de esa orden, el Ejército Argentino, inició las operaciones militares.
Esa conmemoración fue ampliamente difundida por todos los medios de comunicación social debido al éxito militar obtenido, ya que se había aniquilado el sueño del Che Guevara, primero y el de Santucho después, con la destrucción de la estructura creada por el ERP para iniciar el dominio de una parte rural del territorio de la provincia, a efectos de declararla públicamente “Zona Dominada” o “Zona Liberada” y solicitar posteriormente ayuda a tropas extranjeras para combatir a las fuerzas armadas argentinas, bajo el paraguas de las leyes de guerra internacionales. Ese día, se dio por finalizada la Operación Independencia.

El general Videla, convoca al diálogo nacional.

El día 6 de marzo de 1980, el presidente de la Nación convocó a todos los ciudadanos del país a dialogar con el gobierno, con excepción de los corruptos, los subversivos y quienes sustentaran ideologías incompatibles con nuestro estilo de vida nacional. Afirmó que las cuestiones estructurales serán tema de la primera etapa del diálogo y que posteriormente se debatiría la reorganización de los partidos políticos. (Clarín, 7 de marzo de 1980).

Los puntos salientes de su mensaje fueron:

- Ingresamos ahora, al cabo de cuatro años fecundos y decisivos, con logros controvertibles en todos los campos, al esperado tiempo de la creatividad y las realizaciones político-institucionales de fondo.

- De ahora en más, se impone encontrar entre todos, las soluciones permanentes en una actitud de auténtico sinceramiento que deje de lado, definitivamente egoísmos y mezquindades.

- Como es obvio y previsible, esta propuesta suscitará adhesiones, críticas e incluso discrepancias. Frente a ellas, las Fuerzas Armadas se mostrarán receptivas, en la seguridad que las inquietudes que se formulen contribuirán a su enriquecimiento.

- Comenzaremos el diálogo con la consideración de las cuestiones estructurales ya que, por su importancia y trascendencia, requieren un debate sólido y en profundidad, que evite apresuramientos o interpretaciones superficiales y que conduzca a la configuración de la Argentina del futuro.

- En una etapa posterior, cuando estén concretadas las coincidencias esenciales que den fisonomía propia al futuro nacional, se iniciará el intercambio de ideas sobre las cuestiones instrumentales.

- Este Proceso de Reorganización Nacional, cuya fuerza reposa en la indestructible unidad de las Fuerzas Armadas y en la convicción de que sus idearios recoge las profundas aspiraciones del pueblo argentino, llevará hasta sus últimas consecuencias los objetivos que se ha propuesto.

- Hoy, con decisión inquebrantable, con autoridad moral, con desprendimiento y un nuevo acto de servicio patriótico, se convoca al país para una tarea superior que no admite deserciones y que significa la creación de una vigorosa y renovada democracia pluralista.


FIN DEL BOLETÍN Nro 74.

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.