sábado, 3 de enero de 2009

B063- Montoneros en Moscú

Boletín de fecha 11 de julio de 2006

Entre los años 1976 y 1977 , como colofón de una serie de largas gestiones y entrevistas , Firmenich logró destacar un “embajador” permanente en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). La historia de esta organización subversiva terrorista nos muestra que en los primeros años no tuvo una clara política internacional ( quizás debido a su necesidad de mostrarse como peronistas e infiltrarse en ese movimiento político) .En principio se vincularon con Cuba, vinculación que terminó en cuasi dependencia, donde fueron instruídos militarmente y adoctrinados contra “el imperialismo” y en la “lucha de clases”, en oportunidad de gestarse todo el movimiento armado revolucionario en las naciones latinoamericanas a partir de la década del 60.

Más tarde se relacionaron en especial con los gobiernos nacionalistas de Perú y Panamá y con sus hermanos de lucha, los movimientos guerrilleros latinoamericanos . Recién cuando las operaciones militares comenzaron a diezmar su organización multiplicaron sus relaciones con el exterior pero con distintos objetivos, según los grupos de países. Con Europa occidental, donde volcaron su esfuerzo principal, establecieron contacto con gobiernos y personalidades socialistas y sindicatos de esa ideología, logrando su apoyo para montar una enorme campaña de acción psicológica contra el gobierno militar, por los DDHH de sus partidarios. Con los países socialistas y los gobiernos del tercer mundo buscaron , además de otras ventajas el apoyo diplomático para entrar en los organismos internacionales .

Los terroristas Montoneros no mostraron nunca total simpatía por los soviéticos, pero sabían que en su esquema insurreccional era inevitable la confrontación con las FF AA argentinas, pensaban que ello derivaría en la intervención directa o indirecta de los EEUU .En este escenario imaginaban que los soviéticos se involucrarían en favor de los “Movimientos de Liberación Nacional” y que ellos podrían convertirse en una fuerza marxista leninista con la suficiente personalidad para no ser absorbidos por el Partido Comunista de la URSS o los servicios especiales de ese país .

Comienzo de las relaciones.

El inicio de las relaciones con los soviéticos se debió a la iniciativa del ex ministro de Economía de Perón José B. Gelbard, ( agente de la KGB) quien interesó a “sus superiores rusos” para iniciar las relaciones con la organización terrorista. Como respaldo a esta gestión se designó al montonero Miguel Bonasso como enviado especial del “diario Noticias” a Moscú (fundado por la organización terrorista el 20 de noviembre de 1973, del cual era Director) cuando Gelbard realizó su viaje a los países del Este . El resultado de ese periplo fue una serie de entusiastas e intencionales artículos sobre la gestión ministerial ante los lideres soviéticos y la importancia estratégica de los acuerdos firmados .

Durante la primavera septentrional de 1975, como colorario de la gestión del PC Cubano y la intervención de la “Unión de las Sociedades Soviéticas de Amistad con los Países de América Latina”( SSOD), Mario Eduardo Firmenich logró arribar en un vuelo de Aeroflot al aeropuerto de Sheremetievo (URSS) .

El gobierno soviético prefirió ser prudente para evitar dificultades en las relaciones bilaterales con el gobierno de la Republica Argentina ( que atacaba a los Montoneros y al PRT-ERP) y con el PC argentino, y envió para recibirlo sólo a una “personalidad académica”. Según fuentes terroristas, el propio Firmenich , más tarde haría comentarios sobre la poca utilidad de su gira y el hecho de que gran parte de su estadía la tuvo que pasar en un departamento de la embajada cubana.

Sin embargo el total de gestiones dejaron sus huellas y Montoneros logró colocar su representante en Moscú y Firmenich designó en esa tarea a un catedrático, de una generación mayor que la media de los terroristas, que estaba exiliado en Perú ( En la documentación que disponemos no figura su identificación) .

Firmenich define su ideología.

Si bien la prensa soviética escribía poco sobre la guerrilla en la Argentina y cuando lo hacía, generalmente era hostil debido a que no quería perjudicar las relaciones económicas con nuestro país, en los boletines de la Agencia TASS - de circulación restringida – se publicaban noticias o pochtovki “panoramas” , con bastante objetividad sobre los montoneros. En uno de ellos, se transcribió una entrevista de Firmenich con las agencias Palestina, TASS, EFE y el corresponsal de Le Monde, donde el líder montonero se proclamó “marxista – Leninista” y expresó el respeto de su organización por el campo socialista.

Esto no podía sorprender a nadie informado, ya que Mario E. Firmenich en 1974, en un Documento titulado “Nuestras concepciones teóricas y nuestro método de análisis en el plano ideológico-político” entregado a las “secretarías zonales” reconocía al “materialismo histórico y al materialismo dialéctico” como importantes y principales aportes teóricos distribuidos para su discusión en un “congreso” de la organización terrorista.

En el final del documento decía: “Lo esencial de una organización no es que se llame Marxista leninista sino que utilice concretamente los aportes del materialismo histórico y del materialismo dialéctico”. Cuestión que llevaron a cabo desde el momento que en octubre de 1973, la primigenia Montoneros se fusionó con las Fuerzas Armadas Revolucionarias- FAR” , públicamente marxistas –leninistas que tenían incluso un mayor desarrollo orgánico y una mayor firmeza ideológica . Fieles a su objetivo de “infiltrarse en el peronismo”, mantuvieron el nombre de Montoneros y su “falsa identificación con la doctrina peronista” para confundir a la población y sectores sociales que les interesaban.

Opinión del PC soviético sobre las organizaciones revolucionarias “setentistas”en América latina.

El discurso soviético continuó siendo critico sobre los montoneros: “representan a la ultra izquierda decían los mas benévolos. Son terroristas” concluían otros”. Zbignev Ivanosvki , del Instituto de América latina, dependiente del PC, en la recopilación “América latina en los años 80”, dice :

“La mayoría de las organizaciones de este tipo no tomaban en consideración las condiciones sociales y económicas de éste u otro país. Aspiraban a acelerar los procesos, querían saltar las etapas separadas de “la revolución”, querían tomar el poder político inmediatamente.

En la mayoría de los casos, la lucha armada se creía como únicamente posible ( transformándose con frecuencia en actos terroristas) con la negación de todas otras formas y métodos, aún en calidad de temporales y de segunda importancia….Como regla, se despreciaba el papel de la clase obrera y se exageraba el papel de los estudiantes, intelectuales y campesinos. Dichas organizaciones en la práctica no elevaron la conciencia de las masas, acción fundamental para hacer la revolución..

….Los ultra izquierdistas se negaron siempre a luchar por el mejoramiento de la situación de los trabajadores en las condiciones del régimen existente porque estaban convencidos de que la revolución socialista podría inmediatamente resolver todos los problemas.......Desde nuestro punto de vista, la organización ultra izquierdista de montoneros, desde su nacimiento, fue muy heterogénea , debido preponderantemente a su composición pequeño burguesa y al eclecticismo de sus concepciones teóricas, que trataron de unir el marxismo – leninismo con elementos del cristianismo, del nacionalismo, del populismo …”

FIN BOLETIN Nro 63.-

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.