viernes, 2 de enero de 2009

B062- Acción sicológica en la Guerra Revolucionaria


Boletín de fecha 04 de julio de 2006

Generalidades.

La acción sobre la psiquis del hombre es capaz de modificar sus ideas e incidir sobre su comportamiento futuro, razón por la que la llamada “acción Psicológica” ( hoy “comunicación social”) fue la principal herramienta utilizada para tratar de motorizar el cambio de las estructuras sociales de los Estados en el siglo XX.

Ella fue fundamental después de la aparición de las ideas de Marx, modificadas en la praxis por Lenín y Mao Tse Tung, para permitir acumular poder político sobre la base de la difusión de los principios revolucionarios del marxismo-leninismo-maoísmo. Modificado el concepto de sociedad y fijados los responsables de las carencias de la gente, la acción se complementaría mediante el uso de las armas para tomar el poder y establecer regímenes “comunistas”, en beneficio de una nueva clase política dirigente. ( y no de los “ideales que decían compartir).

Distintos grupos político-sociales impulsados y apoyados por estados comunistas amigos, trataron de conseguir en sus países sus objetivos de dominación mediante la estrategia establecida por Mao: la “Guerra Revolucionaria Prolongada” que les permitiría utilizar la adhesión a sus ideas socializantes y reivindicativas para cambiar el orden social establecido, previa destrucción del orden tradicional vigente.

Esa nueva estrategia hizo que no fuera la ocupación militar del territorio lo prioritario, sino que lo fuera influir en la mente de los ciudadanos. Esto permitiría llegar a dominar al enemigo sin necesidad inicialmente de grandes recursos económicos y militares, ya que el “conflicto político armado” se desarrollaría de menor a mayor y con el uso de ingentes recursos psicológicos que irían desde la persuasión hasta el terror.

Ya no sería una guerra convencional, sino una guerra insidiosa, oculta, clandestina e integral, donde la población jugaría un papel importantísimo para el desenlace de la misma. La lucha debía ser desarrollada en todos los ámbitos del quehacer nacional y con todos los medios disponibles.

La propaganda armada en la Argentina.

Como la expresión lo dice , era la explotación sicológica que hacían de las acciones armadas con todos los medios a su alcance con el fin de lograr la adhesión de la población , por convencimiento o temor. ( Sin quererlo, eran favorecidos por los medios de comunicación social que al difundir sus acciones , sus comunicados y sus “partes de guerra” le hacían propaganda a su capacidad, aún cuando los censurasen )
Para ello, por un lado necesitaron un elemento político de propaganda que difundiera sus ideas, sus críticas al sistema vigente y a sus funcionarios, así como también destacara y realzara sus actividades a favor de “los obreros y los pobres” . Por el otro, un elemento militar, para el apoyo a las acciones reivindicativas, que iban desde generar o impulsar las movilizaciones ( con o sin acciones de agitación) , hasta el asesinato vinculado a esas reivindicaciones .

Consecuentemente, las organizaciones subversivas terroristas tuvieron en su estructura política un elemento importante de “Prensa y Propaganda” con capacidad para imprimir desde folletos y panfletos hasta revistas “oficiales”en color, además de editar libros y manuales de instrucción.

En ciertos momentos políticos favorables, en los que podían activar con “elementos de fachada” en la superficie ( legalidad) editaron diarios y revistas de venta pública. Entre los primeros:“El mundo” y “Respuesta Popular” del PRT-ERP y “Noticias”, “El Descamisado”, “Causa Peronista” y “El Auténtico” de Montoneros y entre las segundas: “El Combatiente” y “Estrella Roja” del PRT-ERP y “Evita Montonera” de Montoneros.

Cuando la situación política les fue desfavorable, mantuvieron sus revistas que fueron editadas en imprentas clandestinas con difusión semanal, quincenal o mensual y conteniendo un alto grado de acción psicológica. En ellas, propagandizaban sus acciones militares y reivindicativas, homenajeaban a sus muertos tratándolos como héroes, difundían sus directivas e instrucciones, hacían análisis de la situación política y sobre el desarrollo de “la guerra revolucionaria”, difundían cartillas de instrucción de armas y explosivos, etc, con la intención de elevar la moral de su personal y de captar nuevos simpatizantes.

En 1976, el “oficial 1ro” de Montoneros, Rodolfo Walsh, secundado por el “oficial 2do” Horacio Verbitsky, creó la Agencia de Noticias Clandestina ( ANCLA) para alimentar a los medios de comunicación del país y del extranjero con noticias que afectaran al gobierno militar, utilizando como tema central las denuncias por los derechos humanos y la política económica y social. Su finalidad la cumplían difundiendo información falsa junto con noticias ciertas y también con deformaciones de contenido. ( el segundo de los nombrados continúa con esas técnicas).

Como objetivo secundario, intentaban agudizar las diferencias entre distintos sectores del poder, incluyendo la Iglesia y crear desconfianzas entre esos actores y su desprestigio ante la ciudadanía.

Montoneros y la acción psicológica.

El 25 de octubre de 1977, el diario La Prensa, publicó un documento que se había secuestrado en un allanamiento referido al tema que nos ocupa. Allí esa organización terrorista clasificaba a la propaganda en “blanca” (la que se realizaba abiertamente) y “negra” ( la que se realizaba simulando que su origen era el enemigo, con datos tergiversados o falsos).

Hacían hincapié en que la eficacia de la propaganda era proporcional a su verosimilitud y por eso era necesario que los datos falsos que se desearan difundir debían estar mezclados con otros verdaderos, capaces de confundir a la población y al mismo enemigo, para que el mensaje fuera creíble..

Como ejemplos de propaganda negra, se referían al caso de la bomba que pusieron el 30 de marzo de 1973 en la casa del diputado electo del Frejuli Dr. Contesti, que por error mató a su madre, acción que para no tener costo político los mismos montoneros atribuyeron a organizaciones “ de derecha”. También mencionaban el caso de la “Operación Traviata” ( asesinato del Secretario de la CGT ; Rucci) en la que, inicialmente, se habló de distintos ejecutores hasta el momento que, por razones políticas, decidieron autoadjudicarse. Asimismo señalaban que en una oportunidad dejaron documentos falsos y se “firmó” una operación con el nombre de un militar muerto para inducir a la creencia que las fuerzas enemigas estaban infiltradas.

Otro ejemplo fue la ya referida agencia de noticias “ANCLA” que se concibió como un instrumento de propaganda negra simulando que pertenecía a algún “servicio de informaciones” del enemigo –las FFAA- muchos de cuyos despachos se atribuían a fuentes militares mencionando, incluso, hechos aberrantes que eran utilizados para la campaña de derechos humanos en contra del gobierno militar.

Como propaganda blanca , hacían referencia a los “cuadernillos” con distintos temas que, con su nombre, enviaban a miembros de las FFAA tratando de politizar a los mismos con la esperanza de la posibilidad de una fractura entre esas “fuerzas enemigas”, la que nunca ni siquiera se insinuó.

Se afirma en el documento secuestrado que ninguna operación militar debía carecer de acciones sicológicas complementarias , mencionando dos ejemplos que surgían de su práctica:

1.“Gracias a información obtenida por colaboradores de la organización hemos enviado cartas con denuncias y amenazas a una docena de instituciones vinculadas con las FFAA. Ahora, elegiremos un par de ellas y las hostigaremos en una campaña de dos meses que incluirá caños, ametrallamientos y nuevas cartas y llamadas telefónicas..”

2. “Luego de una operación como el atentado contra el Foto Club Marina, debiéramos comunicarnos por carta con una docena de instituciones semejantes: Servicio Meteorológico de FA, IOSE del ejército, farmacias que atienden sus obras sociales, etc. Explicándoles que lo mismo les ocurrirá a ellos, porque en una guerra no puede haber santuarios”.

Finalmente, en acciones de propaganda blanca, aconsejaban suprimir los boletines que les insumía mucho tiempo y enviar cartas a direcciones sacadas de la guía, llamadas telefónicas, panfleteadas, obleas, etc.

En lo referido a propaganda negra, aconsejaban difundir acciones y caños. También aconsejaban que el conjunto de la organización se vuelque una semana a difundir una serie de versiones. Puede ser la violación de tres monjas por una patrulla militar , el retiro de circulación de los billetes actuales, ola de atentados en trenes y colectivos, que los montoneros se robaron los cadáveres de Evita y de Perón, etc.”
Se insistía en que la agencia ANCLA debía enviar esta información a todos los medios y que la Secretaría Internacional, debía hacer una amplia difusión en el exterior.

Uso de un lenguaje revolucionario comunista.

Una necesidad fundamental para el logro de sus fines era – y es - la alteración del lenguaje para evitar la repulsa por las acciones delictivas y crímenes que cometían. Para ello necesitaban sustituir los significados, por ejemplo: utilizaban “ajusticiamiento” en lugar de asesinato ; “expropiación” en lugar de robo de dinero ; “recuperación” en lugar de robo de armamentos y equipos, etc, que muchas veces eran repetidos por los medios de comunicación al transcribir los partes de guerra y comunicados de los terroristas.

Dentro de esta coherente acción psicológica, las organizaciones revolucionarias armadas, hacían un gran uso de slogans como “ideas fuerza”, los que aún perduran en ciertos ámbitos de la izquierda y que sirven para internalizar respuestas mecánicas que fluyen al menor estímulo.

Es así como lograron imponer en la “psiquis colectiva” mentiras que han sido adoptadas por la población en general ( hoy sin tener vergüenza , la siguen repitiendo altos funcionarios del Estado en el país y en el exterior, a sabiendas que son falasias ). Estos “slogans”, son repetidos además por los activistas y militantes de los “derechos humanos de izquierda” …. “genocidas”…”30.000 desaparecidos”… “Plan sistemático de robos de bebés”…. “Terrorismo de Estado y víctimas políticas que pensaban diferente”.

Su estrategia fue y es no decir la verdad de lo sucedido: que fue un guerra no convencional
( “irregular”,“revolucionaria” ) reconocida por los combatientes y publicaciones terroristas y que los desaparecidos a partir de 1976, no llegan a las 6.000 personas.

Resumen sintético de resultados de “AS” obtenidos durante la lucha armada.

-Las organizaciones revolucionarias terroristas tuvieron un importante éxito en su accionar sobre instituciones y gobiernos del extranjero, logrando un enorme apoyo con “las campañas de DDHH unilaterales”.

-En lo interno, su mayor éxito fue alcanzado en la cultura y la educación.( teoría y práctica propulsada por Gramsci ) de donde extrajeron sus cuadros dirigentes.

-No lograron llegar a la población en general, ni a los estratos obreros cuya doctrina: la peronista hablaba de confluencia de clases y no de “lucha de clases”.

-Tampoco pudieron ideologizar a las FFAA ni a las fuerzas de seguridad y policiales, donde hubieron muy pocos casos de infiltrados, aún en el nivel soldados.

FIN DEL BOLETIN Nro 62.-

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.