viernes, 2 de enero de 2009

B061- La relación Montoneros - OLP


Boletín de fecha 27 de junio de 2006

Antecedentes

La creación del Estado de Israel por resolución de las Naciones Unidas en 1947 y el posterior desplazamiento de los pueblos palestinos (de mayoritario origen musulmán) que habitaban hasta entonces en gran parte del nuevo territorio judío, fue el factor inicial de un conflicto bélico iniciado en 1948, que se ha extendido por más de medio siglo y que aún no ha sido resuelto de forma definitiva.

En junio de 1964 diversas organizaciones de resistencia palestinas que se habían ido conformando a lo largo de los años, constituyeron la “Organización de Liberación Palestina” (OLP) con tres objetivos precisos: eliminar el Estado de Israel, reocupar sus antiguos territorios y actuar como estado independiente dentro de la Comunidad Árabe.

En 1969, dentro de ese abanico de organizaciones de muy variadas orientaciones, características y métodos (pero coincidentes en los objetivos) surgió como preeminente Al Fatah, tanto por su significativa mayoría numérica cuanto por la composición de sus cuadros (activistas y terroristas) conducidos por el líder carismático Yasser Arafat, quien logró fundar filiales u oficinas de la OLP en la casi totalidad de los países árabes, con miras a gozar de cierta representación en la Liga Árabe que intercediera y peticionara por el exilio del pueblo palestino.

Contactos iniciales con el PJ .

El vínculo inicial se estableció entre Rodolfo Galimberti y la Federación de Estudiantes Palestinos en España en 1972, durante uno de los viajes a Puerta de Hierro del entonces jefe de las “Juventudes Argentinas en Emancipación Nacional” (JAEN, una asociación de corte nacionalista y peronista). Jorge Antonio, de origen árabe, organizó ese contacto para Galimberti (que no formaba parte de Montoneros en ese momento) por expreso pedido de Perón.

Esa reunión inicial fue continuada luego por Galimberti con Mustafá Lacheraf, funcionario de la embajada de Argelia es Bs. As., con el fin de gestionar el suministro de fusiles FAL para la Juventud Peronista (JP) que aquél presidía y que, en definitiva, no llegó a concretarse.(En abril de 1973. Galimberti intentó crear milicias y Cámpora lo hechó de la JP por orden de Perón. Ver Boletín Nro 19).

Relación con Montoneros.

En 1975 Montoneros decidió actualizar y profundizar esa relación para oficializarla y así poder intercambiar “asesoramiento técnico para construir una fábrica de explosivos” por “instrucción militar” de sus miembros en campos de entrenamiento palestinos. En tal sentido se entrevistaron en España Vaca Narvaja ( Responsable de “Relaciones Internacionales” de la organización) y Juan Gelman (1)con Abu El Est, representante de la OLP en ese país.

Durante 1976 nuevamente Vaca Narvaja presidió otra delegación que entrevistó a Faruk Kadummi, secretario político de la OLP, en la que se acordó la instalación de una fábrica de explosivos (exógeno o C2 ) financiada por los palestinos y dirigida por Montoneros ( El Ing químico Juan Carlos Marín, entre otros) Por su parte la OLP se comprometió a ampliar las relaciones internacionales de Montoneros, especialmente con gobiernos de países del “Tercer Mundo” y con los llamados “Movimientos de Liberación”.

En agosto de 1977 Firmenich y Vaca Narvaja se entrevistaron con Yasser Arafat y Faruk Kadummi. La fotografía de esta reunión, donde el líder palestino aparece flanqueado por los dos jefes terroristas ataviados con uniformes de combate, circuló profusamente por los medios de comunicación de la época,( incluyendo la revista “Evita Montonera”) conjuntamente con una declaración, firmada por ambas partes, en la que se condenaba al “sionismo, al racismo y al imperialismo”.
En enero de 1978 y en representación de Montoneros, Miguel Bonasso (diputado nacional a la fecha) y Daniel González cumplieron una visita a Tanzania con el objeto de abrir una delegación permanente de la organización que provisoriamente funcionaría en la oficina de la OLP en ese país y cuya finalidad principal era reforzar las relaciones africanas, en razón de la cantidad de votos que podrían obtenerse en las resoluciones de organismos internacionales, como así también por la importancia de Tanzania como sede del Movimiento de Liberación para el Cono Sur de Africa. Sin embargo el intento fracasó debido a gestiones de la cancillería argentina y a una clara actitud del gobierno de Tanzania, decidido a no involucrarse en problemas que no fueran africanos.

También durante 1978 trascendieron distintos acuerdos celebrados entre la OLP y Montoneros. Horacio Mendizábal, jefe del “ejercito montonero” y dos miembros de su “estado mayor”, habían viajado al Líbano donde se entrevistaron con Yasser Arafat y Abu Jihad (miembro del comité de Al Fatah) y obtuvieron facilidades para el entrenamiento de un número considerable de militantes y el suministro de armamentos varios, entre los que se destacaban los lanza cohetes RPG7 que al siguiente año emplearían durante la denominada “Ofensiva Táctica” durante el mundial del 78 y la “Contraofensiva Estratégica” de 1979.

En septiembre de ese año 1978, Montoneros instaló una oficina de prensa en Beirut y comenzó a editar una publicación semanal en lengua árabe. Un mes más tarde se celebró una reunión cumbre del terrorismo internacional en Yugoslavia; allí los representantes de la OLP, Montoneros, IRA, Brigadas Rojas, ETA y Ejército Rojo coordinaron el futuro accionar de sus organizaciones ilegales.

A partir de 1978 la OLP entregó a Montoneros 5 lanzadores RPG7, 15 cohetes y varios fusiles Kalashnikov- todos de fabricación rusa- para dotar a las TEI (tropas especiales de infantería) que constituían uno de los componentes de la nueva organización armada de la organización terrorista.( Ver boletines posteriores referentes a las acciones de 1978 y 1979).

Gracias a su estrecha vinculación personal con Abu Jihad, a la sazón jefe militar de Al Fatal, Galimberti- ya escindido de Montoneros y con organización propia- concurrió al Líbano a mediados de 1979 con el grado de “oficial de la OLP”, como jefe de un pelotón multinacional de voluntarios y a cargo de un puesto de control sobre la línea divisoria de la ciudad de Beirut. En esa misión fue gravemente herido y tras corta asistencia en un hospital de Damasco (Siria), se lo trasladó a Marsella y luego al Hospital Militar de París, por una gestión oficial de miembros del ejército francés donde se restableció.(Larraquy y Caballero, libro “Galimberti, de Perón a Susana.”pag.328).

La OLP era en esa época, la organización terrorista de mayor gravitación mundial por el número de militantes, presencia operativa, capacidad logística y despliegue territorial (75 representaciones en otros tantos países).Recibió mucho apoyo financiero exterior, en especial de la URRS, Argelia, Arabia Saudita, China, Irán, y numerosas entidades europeas y comunidades árabes sitas en occidente. Prácticamente no hubo organización terrorista, revolucionaria, movimiento independentista o de liberación con el que no haya establecido relación, coordinado acciones y ofrecido colaboración para la formación de guerrilleros en sus campamentos de entrenamiento.

Se considera que Montoneros, la sucedía en orden de importancia como organización política revolucionaria armada terrorista.

De la síntesis expuesta, se deduce que la creciente relación de Montoneros con la OLP no tenía sólo como objetivo los intercambios bilaterales sino, en forma especial, aprovechar las oportunidades que le brindaba para aparecer como “una opción política argentina” en el seno de los países árabes y de ese modo incrementar sus relaciones internacionales, para lograr su apoyo en la meta de desprestigiar y aislar al gobierno nacional.

FIN DEL BOLETÍN Nro 61.

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.