martes, 30 de diciembre de 2008

B060- Conflicto de límites con Chile

Boletín de fecha 20 de junio de 2006

Laudo Arbítral Británico en el conflicto con Chile.
El 2 de mayo de 1977, los gobiernos de Argentina y Chile tomaron conocimiento oficial del laudo arbitral británico sobre el conflicto de límites en la zona austral. Ese día se informó que la Corona Británica había ratificado, con fecha 18 de abril, el informe y decisión de la Corte Arbitral, respecto de la cuestión sometida a arbitraje. La Cancillería argentina informó que la sentencia emitida por la Corte Arbitral y ratificada por el gobierno británico se hallaba en estudio de la Cancillería argentina, la que dentro del plazo de nueve meses, fijado por la Corte Arbitral para ejecutar el laudo, haría conocer la posición que iba a adoptar el gobierno ante el resultado del arbitraje.

El laudo definía a las islas Picton, Nueva y Lennox como chilenas; también definió el trazado del canal de Beagle en la forma pretendida por Chile e incluso se pronunciaba acerca de un área no sometida a su jurisdicción, o sea que estaba fuera del denominado “martillo” y que dejaba expedito el camino a Chile para una nueva pretensión: el derecho a las 200 millas sobre el Atlántico.

El diario Clarín del 15 de setiembre de 1977 lanzó un suplemento especial bajo el título: “La cuestión del Beagle” expresando que el tema del Beagle había sacudido la conciencia argentina y que por primera vez en muchas décadas el país enfrentaba la amenaza de perder un espacio territorial y marítimo que consideraba definitivamente integrado a su geografía y que, como consecuencia del arbitraje británico, el gobierno de Santiago pretendía “extender su jurisdicción a la plataforma continental, al mar territorial y a todas las islas atlánticas que se alinean hacia el Sur, hasta el cabo de Hornos”. De tal manera aseguraba, quebraría la continuidad de la soberanía argentina sobre el Mar Argentino y el casquete antártico.
Agregaba que el diferendo aparentemente insignificante sobre las islas: Nueva, Picton y Lennox, se había transformado en un tema sustancial ya que se trataba de saber si, “en pleno siglo XX, la Argentina preservará su integridad territorial o en cambio, resultará desmembrada”.

Aclaraba Clarín que para la preparación de ese suplemento sobre la cuestión del Beagle… había consultado a los especialistas: Carlos A. Florit, Hugo Gobbi, Guillermo Moncayo, Héctor Rouco Oliva, Marcos Oliva Day, Alfredo Rizzo Romano y Enrique Vera Villalobos.

Reunión en Washington del teniente general Videla con Carter.

Al respecto Gerardo López Alonso, nos dice en su libro “Cincuenta años de historia Argentina”:
9 de septiembre de 1977.
El presidente Videla se reúne, en Washington, con el presidente norteamericano Carter. Se subraya el clima cordial de la reunión. No obstante, se sabe que el gobierno demócrata ha asumido una actitud decididamente hostil hacia la Argentina, como consecuencia de su interpretación de la defensa de los derechos humanos, que evidentemente no toma en consideración el estado de virtual guerra contra la subversión que vivió la Argentina en los últimos años.
La política norteamericana en esta materia es alentada, sobre todo, desde el Departamento de Estado, donde un grupo de funcionarios adopta una actitud abiertamente hostil a la Argentina. Entre ellos, cabe nombrar a la asesora del presidente en materia de derechos humanos, Patricia Derían, quien visita la Argentina pero mantiene su intransigente punto de vista. Es también claro que hay numerosos delincuentes subversivos viviendo en el exterior, en países como México y Francia, entre otros y que allí lanzan una bien orquestada campaña contra las autoridades argentinas. Esto crea un difícil problema de imagen externa al país, que resulta muy arduo contrarrestar, dado el tema de los derechos humanos es utilizado en esos países más como un argumento de política interna que como una sincera preocupación por las presuntas violaciones cometidas.
En estas condiciones las autoridades no consiguen fácilmente revertir una corriente que, en el futuro, se hará todavía más virulenta. Así, se insistirá en el futuro, en que el gobierno dé a conocer listas de desaparecidos durante estos años sombríos, a pesar de que las autoridades señalan que el país vivió una etapa de “guerra sucia” que, como todo conflicto armado, hace imposible conocer la suerte corrida por muchas personas. Se cometerán, también groseras faltas a la verdad, como el caso –que se hizo célebre- de un informativo fílmico europeo que muestra un sector de la ciudad en ruinas, diciendo que se trata de casas destruidas por las fuerzas armadas en sus operativos de represión. En realidad se trataba de demoliciones hechas para abrir paso a una autopista.
Pero los esfuerzos por mejorar la imagen en el exterior dejan pocos resultados debido a que existe escasa disposición a juzgar con imparcialidad los hechos, sobre los que se prejuzga sin conocerlos a fondo. La situación de “guerra civil larvada” en que vivió el país durante los últimos años es mal comprendida en el exterior. ( lo resaltado es nuestro)
Terroristas abatidos.

El 14 de diciembre de 1977, la pareja de marxistas "Montoneros" que el 6 de diciembre de 1976 en la localidad de Monte Chingolo asesinó a un niño y a un policía (ametrallado y quemado) frente a un Banco, en Longchamps, provincia de Buenos Aires, (ver Boletín Nro 55) fue abatida en un enfrentamiento Raúl Mórtola (a) "Vasco" quien en esa oportunidad conducía el rodado y la ametralladorista y sádica acompañante, su mujer Estela Inés Oesterheld Sánchez (a) "Marcela" (a) "Mónica Chesterfield", hija del conocido guionista de historietas Héctor Germán Osterheld abatido también por terrorista y hermana de otras tres terroristas abatidas en diferentes lugares del país -Beatriz, Diana Irene y Marina Osterheld, dos de ellas con sus "parejas".

Mórtora y su mujer eran buscados por distintos asesinatos efectuados a traición, entre ellos contra el Cnel. Angel A. Sureda y varios suboficiales y agentes de la policía de la provincia de Buenos aires, así como por otros atentados con explosivos que produjeron heridos.

La mencionada pareja dejó un hijo, Martín, que realizó exposiciones sobre la obra de su abuelo marxista montonero (como “El Eternauta y La Historieta Oficial”) en Europa y en el Palais de Glace porteño.

El 25 de enero de 1978, la República Argentina declaró nulo el laudo arbitral sobre el Beagle.

El Ministro de Relaciones Exteriores fue quien notificó la determinación a los representantes de Chile y Gran Bretaña y posteriormente explicó al país la medida. (El laudo habría sido dictado por su Majestad Británica, en virtud del Compromiso Arbitral del 22 de julio de 1971 y notificado a nuestro gobierno el 2 de mayo de 1977, como ya se expresó).

Los defectos que viciaban el laudo arbitral, según nuestra Cancillería, estaban agrupados en seis categorías:

1° Deformación de la tesis argentina.
2° Opinión sobre cuestiones litigiosas no sometidas a arbitraje.
3° Contradicciones en el razonamiento.
4° Vicios de interpretación.
5° Errores geográficos e históricos.
6° Falta de equilibrio en la apreciación de la argumentación de la prueba producida por cada parte.

Todos estos items estaban debidamente fundamentados en un documento difundido por todos los medios de prensa escrita de fecha 26 de enero de 1978.

Hitos de la evolución del conflicto.

· 20 de febrero de 1978: los presidentes Videla y Pinochet firmaron en Puerto Montt un acta en la que establecían un sistema de negociaciones para zanjar definitivamente los problemas fronterizos entre ambos países.

· 2 de noviembre: se informó que no se hallaron coincidencias con Chile sobre el problema de límites en la zona austral. (Esta comunicación indicaba que se estaban cerrando las puertas de la negociación diplomática y que el conflicto podía derivar en un enfrentamiento armado).

· 21 de diciembre: el canciller Pastor envió una nota a su colega chileno en la que señalaba que la “intransigencia y falta de flexibilidad” chilena motivaron la interrupción de las conversaciones entre ambos países en torno a la cuestión limítrofe austral. La situación se agravaba. Se produjeron grandes movimientos y concentraciones de tropas y equipos en ambos lados de la frontera. Todo parecía indicar que el conflicto armado estaba muy cerca del inicio.

· 23 de diciembre: se anunció que el cardenal Antonio Samoré, representante papal, llegaría próximamente para procurar encauzar las negociaciones entre Argentina y Chile sobre la cuestión limítrofe austral.

· 8 de enero de 1979: los cancilleres de Argentina y Chile firmaron en Montevideo ante el emisario papal, cardenal Samoré, un acuerdo por el que se solicitó formalmente la mediación del Papa Juan Pablo II en el diferendo territorial en la zona del Canal de Beagle.

Al mismo tiempo, se comprometieron a desmilitarizar gradualmente la zona en conflicto y a renunciar a toda acción de guerra por ambas partes.

El 12 de diciembre de ese año, los cancilleres de ambos países recibieron en el Vaticano, la propuesta de paz preparada por el Papa Juan Pablo II en su calidad de mediador.

Hay que hacer resaltar que durante todo el desarrollo del conflicto, las organizaciones terroristas subversivas continuaron actuando contra las instituciones del país y nunca se manifestaron en defensa de nuestra soberanía.

FIN DEL BOLETIN Nro 60

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.