martes, 30 de diciembre de 2008

B059- Atentado contra el general Videla


Boletín de fecha 06 de junio de 2006

Atentado al avión en que viajaba el Presidente de la Nación

El día 24 de marzo de 1977 el Tte Gral Videla debía viajar a la ciudad de Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires, desde donde sería transportado en helicóptero hasta una plataforma marina -ubicada mar adentro- que se inauguraba. Sería acompañado en ese viaje por el Ministro de Economía, José Martínez de Hoz; los Generales Osvaldo Azpitarte y José Villarreal; el Brigadier Oscar Caeiro y el Secretario de Energía José Zubarán.



Conociendo ello, el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) decidió ejecutar una operación para atentar contra la vida del Presidente y su comitiva, que denominó “Operación Gaviota”. En su planeamiento previó aprovechar la circunstancia que le brindaba el Arroyo Maldonado, el que entubado, recorre parte de la ciudad y antes de volcar sus aguas en el Río de la Plata, cruza perpendicularmente y por debajo la pista del Aeroparque de la ciudad de Buenos Aires.

Fue así que colocó dos cargas explosivas fijadas al techo del arroyo entubado: una (principal) de 80 a 100 Kg de Trotyl debajo del eje de la pista y otra (secundaria) de 40 Kg bajo el borde lateral Este .
La detonación sería ejecutada electrónicamente -por control remoto- por un integrante de la organización ubicado en la Av Costanera próximo al “monumento a Mermoz” y con acceso visual al lugar de pasaje del avión sobre las cargas; aparentaría ser un pescador, lo que es común en ese lugar

El día 24 de marzo, pocos minutos antes de las nueve horas, el avión Tango 01, un Focker F28 acondicionado como avión presidencial, inició su despegue con normalidad. La detonación preparada por el ERP fue ejecutada conforme a sus planes; pero falló la carga principal, que no detonó. Solamente explotó la carga lateral colocada a 15 metros del borde de la pista, y cuando el avión -en su carrera de despegue- la había sobrepasado pocos metros, razón por la cual el avión no sufrió el impacto de lleno. La explosión de esta carga (la menor), produjo un cráter de 5 a 6 metros de diámetro en el hormigón armado del entubamiento del arroyo, que dio lugar a la eyección de grandes trozos de mampostería.
El objetivo de destrucción del avión y la muerte de sus ocupantes no fue alcanzado. Ante el sacudón de la explosión, el piloto logró estabilizarlo, modificó su plan de vuelo y se dirigió a la Base Aérea Militar “El Palomar” - próxima a la Ciudad de Buenos Aires - donde aterrizó y desde la cual, el Presidente continuó su vuelo -por razones de seguridad- en otro avión.

Entrevista a Firmenich.

Transcribimos a continuación partes de una entrevista que el escritor y periodista Gabriel García Márquez ( Colombiano, ganador del premio Nobel de literatura en el año 1.982 ) le hiciera a Mario Eduardo Firmenich, en abril de 1977.

… GGM: “Mi impresión personal es que este lapso le ha bastado (a los militares) para exterminar la resistencia armada. Entonces ustedes, los montoneros, no tienen nada que hacer, al menos en el terreno militar. Están liquidados”.

MEF: “A fin de octubre de 1975, cuando todavía estaba en el gobierno Isabel Perón, ya sabíamos que se daría el golpe dentro del año. No hicimos nada para impedirlo, porque en definitiva, también el golpe formaba parte de la lucha interna en el movimiento peronista. Hicimos en cambio nuestros cálculos de guerra, y nos preparamos a soportar, en el primer año, un número de pérdidas humanas no inferior a 1.500 bajas. Nuestra previsión era ésta: si logramos no superar este nivel de pérdidas, podíamos tener la seguridad de que tarde o temprano venceríamos. ¿Que sucedió? Sucedió que nuestras pérdidas han sido inferiores a lo previsto. En cambio, en el mismo período, la dictadura se ha desinflado, no tiene más vía de salida, mientras que nosotros gozamos de gran prestigio entre las masas y somos en Argentina la opción política más segura para el futuro inmediato”.

GGM: “Soy optimista y me gusta la gente optimista, pero de las personas que son demasiado optimistas, desconfío. ¿Por qué no pensar, por ejemplo, que también los militares han calculado por anticipado esas pérdidas? Hay previsiones que nadie conoce. Probablemente ellos también piensen haber vencido, ¿no?”

MEF: “Los militares deben haberse hecho la idea de conseguir, entre marzo y diciembre de 1976, el aniquilamiento de cualquier fuerza organizada que les fuera adversa y de poder dedicarse después, en 1977, a dar caza a los últimos núcleos dispersos. Más que cálculos concretos eran puras hipótesis políticas: tal vez ni ellos lo han creído realmente. Y si luego lo han creído, peor para ellos; porque esto significa que no conocen la dialéctica de treinta años de historia del peronismo”.

…MEF: “Uno de los trazos característicos de nuestra guerra revolucionaria es que no ha sido el foco guerrillero el que genera el movimiento de masas; es el movimiento de masas el que precedió a la guerrilla y eso hace un buen cuarto de siglo. El movimiento de masas en Argentina empezó en 1945 y el movimiento armado recién en 1970”….“Hemos llegado a la lucha armada sólo cuando se agotaron todas las otras posibilidades de lucha política’, dice. ‘En determinado momento no tuvo más sentido el voto, no tuvo más sentido la creación de coaliciones electorales en compañía de candidatos no peronistas, no tuvo más sentido ni el voto en blanco ni el proyecto de golpe de Estado populista ni tampoco las tres sucesivas experiencias tentativas de guerrilla rural, todas prematuras. No tuvo, más sentido ni siquiera el retorno político de Perón. Quiero decir: el proceso no ha comenzado con los Montoneros; los Montoneros han sido su inevitable consecuencia. Más aún, la decisión de lanzarse a la lucha armada ha sido en sí misma una política de masas”.

Expresa GGM: …“De toda la conversación que tuvimos, el tema que quizá lo haya atraído más ha sido el de la modalidad absolutamente original que tiene la guerra en la ciudad. Firmenich está persuadido de que el hecho de no poder disponer de zonas liberadas, en vez de obstaculizar, facilita al revolucionario la conducción política de las masas. Es decir, mientras el ejército está obligado a quedarse encerrado en sus cuarteles, los Montoneros están en todas partes y nadan dentro de las masas como el pez en el agua. Es un ejército, el de los Montoneros, que tiene todas sus fuerzas en territorio enemigo; un ejército que se desarma todas las noches cuando sus militantes vuelven a casa para dormir pero que sigue estando intacto y alerta, aún cuando sus soldados duermen”.

…MEF:… “han pasado los tiempos en que se pensaba que era correcto evitar el tener hijos”. Si hace treinta años los vietnamitas hubieran pensado de esa manera, no habrían tenido a nadie para ganar la guerra. Los hijos son nuestra retaguardia”.

Aclara GGM, en su artículo sobre la entrevista: Firmenich está convencido de que la burguesía nacional, seriamente golpeada en sus intereses por las multinacionales y descapitalizada por el estado, también entrará a formar parte de la coalición. Piensa que al frente de la coalición confluirán también los partidos Radical, Intransigente y Comunista, los que aceptarán la transición al socialismo sobre la base de un programa aceptable para todos: expropiación de los monopolios extranjeros y expropiación de los monopolios nacionales. En suma estarán todos de acuerdo en un programa que respetará la propiedad privada de la pequeña empresa y la cooperativa, pero que tendrá como objetivo la disolución de las grandes empresas extranjeras y de la industria monopólica del Estado.
( Todo lo resaltado es nuestro )

Las expresiones de Firmenich, en gran parte, demostraban una falta de ubicación en la realidad del pensar y sentir de la sociedad sobre su proyecto político militar y los procedimientos adoptados. La mejor demostración de la falta de apoyo de la población fue el hecho que a medida que transcurría el tiempo, se les hacía más difícil reclutar nuevos integrantes lo que impedía su crecimiento y desarrollo. Fue evidente en la entrevista, el uso de la “acción psicológica” triunfalista para evitar que decayera más la moral de sus militantes, en una organización en declinación.

Creación del Movimiento Peronista Montonero ( MPM).

El 20 de abril de 1977, Montoneros creó el Movimiento Peronista Montonero por analogía al Movimiento Peronista, pero incorporando a las tradicionales ramas de éste, a la rama “profesionales”, a la rama “agraria” y a la rama “intelectuales y artistas”.
La idea era disponer de una organización de masas arraigada en los sectores populares para disputar los simpatizantes al justicialismo, a quien creían acabado y sin líderes.
Es decir que ahora la CN ( las 4 jerarquías más altas), dirigía tres estructuras diferenciadas:
-El Partido Montonero. ( como conducción y vanguardia revolucionaria)
-El Movimiento Peronista Montonero ( como estructura política de encuadramiento de masas)
-El Ejército Montonero (como organización de cuadros e instrumento militar de poder).

Si bien, pretendían darle una imagen política, con viejos peronistas políticos y sindicalistas separados del justicialismo y dejados de lado en sus aspiraciones de dirigentes, por su relación con la izquierda marxista, pseudo peronista (Bidegain, Obregón Cano, Puiggrós y otros) ,en la realidad era fácil observar que los jóvenes revolucionarios marxistas conducían todo de acuerdo a sus ideas e intereses.
Firmenich era Primer Secretario del PM, “Comandante en Jefe del Ejército Montonero y Secretario General del MPM”.

La realidad era que los que tenían el poder en la organización Montoneros, eran unos pocos que ocupaban los más altos puestos militares y del “partido”. Ellos fueron los que crearon el MPM, los que antes habían creado el “Partido Auténtico” que participó en las elecciones de Misiones y quienes al anunciar esa creación (MPM) lo habían hecho desde Roma (sin riesgos para sus vidas), luego de haber decidido unilateralmente abandonar el país, lo que en “correcto castellano”, quiere decir que abandonaron a sus subordinados, a quienes exigían heroísmo y solidaridad, e incluso el suicidio con una pastilla de cianuro, antes de caer prisioneros y eventualmente confesar todo lo que sabían.

Según el órgano oficial de la organización, la revista “Evita Montonera N° 18” de junio de 1977, el Consejo Superior de MPM estaba compuesto por:
Secretario General: Comandante Mario Eduardo Firmenich.
Por la Rama sindical de la Juv. Trabajadora Peronista y de la CGT en la resistencia: González Chávez.
Por la Rama política del Partido Peronista Auténtico: Dr. Oscar Bidegain y Dr. R. Obregón Cano.
Por la Rama femenina de la agrupación Evita: Lidia Masaferro y Adriana Lesgart.
Por la Rama juvenil de la Juventud Peronista: Rodolfo Galimberti;
Por la Rama de la de la Juventud Universitaria Peronista, Manuel Enrique Pedreira.
Por la Rama de pequeños productores agropecuarios: Secr. Gral de las Ligas Agrarias: Osvaldo Lovey.
Por la Rama de intelectuales y profesionales: Profesor Rodolfo Puiggrós.
Secretario de Relaciones Internacionales: Segundo Comandante Fernando Vaca Narvaja.
Secretario de Prensa y Difusión del Partido Auténtico: Juan Gelman y Miguel Bonasso.

Atentado al vicealmirante César Augusto Guzzetti.

Al igual que el ERP, el Ejército Montonero sacó a publicidad la revista “ESTRELLA FEDERAL” órgano de difusión de su accionar. El primer número salió en el mes de mayo de 1977 y en él, entre otros temas, publicó el atentado al vicealmirante Guzzetti, que también figura en el “Evita Montonera Nro 18”

El “Parte de Guerra” incluído en las mencionadas revistas, expresaba:

“Al Pueblo de la Patria

Siendo las 10.30 horas del día de la fecha, el Pelotón de Combate Dardo Cabo, del Grupo de Tropas Especiales del Ejército Montonero, procedió a ocupar militarmente la clínica geriátrica ubicada en Córdoba y Ayacucho de la Capital Federal.

Confirmando los datos brindados por nuestro Pueblo, a las 11.40 hs. arribó al lugar el Ministro de relaciones exteriores de la Dictadura, Vicealmirante César Augusto Guzzetti, quedando en la puerta seis hombres de su custodia pertrechados con armas largas.

Habiendo penetrado Guzzetti al interior de la clínica para atenderse de trastornos causados por su vejez, fue reducido por nuestros efectivos mediante cuatro golpes en la cabeza. Posteriormente, a efectos de no producir ruidos, fue trasladado a un baño interior donde se le efectuó un disparo en la cabeza utilizando un arma con silenciador.

Entendiendo que el objetivo de ejecución estaba cumplido, el Pelotón procedió a retirarse por la puerta principal que les fue abierta desde afuera por el propio personal de custodia del Ministro, desconcentrándose sin novedad”…

En realidad el Vicealmirante Guzzetti no murió en ese momento, presentando su herida tal gravedad que quedó semi-paralítico, falleciendo algunos años después como consecuencia del agravamiento de sus secuelas.

FIN DEL BOLETIN Nro 59.

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.