martes, 30 de diciembre de 2008

B057- Opiniones de grupos de ciudadanos en 1977



Boletín de fecha 16 de mayo de 2006

Solicitada de la Asociación de Bancos Argentinos. ADEBA.

Fue publicada en el diario “El Cronista Comercial” el 24 de Marzo de 1977 con el título. “Un año después”

“Frente a la magnitud del daño que se había inferido a las instituciones, a la economía y, mas grave aún, a las conciencias, pues se había llegado a confundir y corromper ideológicamente a parte de nuestra juventud, la ruta emprendida ha de ser necesariamente larga y difícil. Sobre la marcha, surgen obstáculos impredecibles o atrasos inesperados.

En el área económica, en la cual se desarrolla nuestra actividad profesional, nos encontramos:

1) Al borde del estado de cesación de pagos internacionales
2) La Inflación había alcanzado el nivel previo a la inminente destrucción de nuestro sistema monetario y financiero
3) La vida económica se desenvolvía bajo el signo del desabastecimiento y el mercado negro

Aquella situación aparece hoy totalmente superada en cada uno de esos sectores críticos.

Por parte, deben destacarse las relaciones del gobierno en el campo de los cambios estructurales. Nos incumben especialmente algunos que, a nuestro juicio, van construyendo el marco jurídico que hará posible e impulsará una gran transformación de nuestro sistema financiero que podrá así contribuir decididamente al futuro progreso económico. Tal carácter tiene, por ejemplo, la ley de descentralización de los depósitos y la ley de entidades financieras.

Los logros alcanzados, mirados desde la óptica de nuestras expectativas, pueden ofrecer blanco para las objeciones. Ello es inevitable. Pero esas relaciones aparecen como formidables si las contemplamos con referencia a la desintegración social a la que nos veíamos enfrentados. Sería injusto el no valorar lo hechos. Más aún, sería suicida el perder los esfuerzos realizados, desaprovechar los sacrificios hechos.

El país ha elegido su destino. No es tiempo de desalientos, ni de egoísmos ni, menos aún, de comportamientos antisociales; sino de persistir con energía, conducta y fortaleza en el camino tomado. La tarea es de todos, pero una responsabilidad muy especial le cabe a los empresarios. Tenemos conciencia cabal de ello y los bancos agrupados en ADEBA nos comprometemos a no soslayar esa responsabilidad.

El país se encuentra desde el 24 de marzo de 1976, solo frente a la dura y cruda realidad. A partir de ese hecho aspiramos a construir, solidariamente, una sociedad más digna, más dinámica, capaz de una conducta socialmente constructiva y con mayor energía histórica.”

Artículo de La Nación de fecha 4 de junio de 1977.

Un grupo de ciudadanos pertenecientes al Partido Radical ( suspendido como tal. Ver Boletín Nro 45 ) efectuó una declaración referida a la situación nacional.



En ella, decían: “ No aspiramos ni queremos el sometimiento del gobierno militar, porque no especulamos con ninguna crisis y mucho menos con nuestra actual decadencia. Sólo una sociedad plural podrá engendrar la estabilidad democrática”
… “Nuestro pensamiento político ha condenado con inocultable lealtad íntima, todos los hechos que angustian a la República. Dijimos nuestra palabra ante todas las muertes. Afirmamos reiteradamente que la violencia no era el camino de la recuperación solidaria, ni de nuestra paz interior, ni del bienestar general. La cuestión no es que mate la represión o la guerrilla. La cuestión es que no mueran más los argentinos. Se trata de no matar.”
… “Se vigorizará el necesario proceso de reorganización nacional y se logrará el mejoramiento de nuestra imagen en lo interno y en el exterior, si se centraliza la acción represiva impidiendo la acción de grupos al margen de las instituciones correspondientes.”
… “Y nosotros queremos junto a todos el triunfo de la paz. Las Fuerzas Armadas deberán evitar que la antisubversión pueda transformarse en la anticonstitución. Ese será un gran destino histórico, además servirá a la paz que merece nuestro pueblo.”
… “Las Fuerzas Armadas han expresado que la meta del actual proceso es el restablecimiento de la democracia. Ello necesita del funcionamiento de los partidos políticos, la restitución de todas las libertades y la reinstalación soberana de las organizaciones sociales intervenidas. No eludimos ningún juicio público, pues no existe grupo o sector que pueda sostener genuinamente que la crisis no lo ha tocado, que los errores no lo han rozado y que la responsabilidad solidaria frente a nuestra inestabilidad no le puede ser demandada.”… ( lo resaltado es nuestro)

El documento, trata otros temas que no son pertinentes al objeto de este boletín limitado en espacio.
Firman el documento: Ricardo Balbín, Carlos Contín, Francisco Rabanal, Luis León, Víctor Martínez, Horacio García, Alfredo Mosso, Raúl Galván, Arturo H. Illia, Carlos H. Perette, Raúl R. Alfonsín, Arturo Oñativia, César García Puente, Ricardo Barrios Arrechea, Ricardo Colombo, Facundo Suárez, Benjamín Zavalía, Fernando de la Rúa, Anselmo Marini, Antonio Trócoli, Leopoldo Suárez, Juan Trilla, Juan Carlos Pugliese, Eduardo Angeloz, Carlos Janik y otros.

Comentario: Teniendo en cuenta la fecha del documento y lo que acontecía en el país, el contenido, que reconoce la necesidad del Proceso de Reorganización Nacional por la situación imperante, en lo relativo a la guerra contra la subversión terrorista hace una referencia “light”- para no comprometerse – cuando sus referentes, y vaya si los había en ese listado, sabían que esa lucha se hacía institucionalmente y por órdenes que descendían desde los comandos superiores. Así querían eludir por escrito su responsabilidad sobre la lucha fratricida que se venía desarrollando , pero recalcando la promesa del gobierno de facto.

Celebración del “día del periodista”.

El periodista Bernardo Neustad, en su revista “EXTRA” de julio de 1977, festejando los 13 años de su aparición decía:

“El 7 de junio fue el día del periodista. Por supuesto, no es novedad. Novedad fue la manera en que se celebró en un país bajo régimen militar. Fue pleno de atenciones a todos los hombres de prensa en sus más distintas dimensiones. El cocktail con el brigadier Agosti; la doble reunión del presidente Videla en la Casa de Gobierno y en el Comando General del Ejército; el gesto del almirante Emilio Massera que habiendo estado en Ecuador por esos días, al volver, el 23 de junio, reunió a los hombres que hacen opinión pública. Se llegó a tal extremo que un grupo de analistas definió el día del Periodista como el “día del casi primer Poder”. Porque antes era el cuarto.... Pero ahora que sirve de enlace entre la sociedad y el Gobierno aumentó su importancia y también su vitalidad.”

“ Hoy la gran novedad es que Perón, después de 30 años de vedettismo total –en el poder o en el exilio- ya no está. Se había transformado un poco en dueño del no casamiento. El radicalismo no es ya un acero inflexible; nadie dice que se doble, pero tampoco aman tanto la ruptura: si convivieron con María Estela Martínez de Perón, en un intento de salvar la democracia formal, ¿por qué no comprender el esfuerzo actual de las Fuerzas Armadas en su búsqueda de una democracia entera, integrada, profunda, con autoridad adentro? Aseguro que comprenden. (...) Libertad, paz, orden, honestidad y continuidad –que alguien termine alguna vez lo que empieza- son los sueños de cualquier argentino en cualquier esquina del país.”

“Aquí es cuando asoma Jorge Rafael Videla y su planteo del diálogo, la consulta, el libreto, la comunicación. Diálogo no es llamar a Balbín, Frondizi, Robledo, Luder, Manrique o González Bergez a la Casa de Gobierno y preguntarles qué piensan. Tampoco pedirles que indiquen como debe ser la Argentina que vendrá. Menos convocar excluyentemente a los políticos por más respetables que sean. Y según no pocos militares, los políticos debieron ser los últimos en la consulta. Diálogo no es rifar el país en una urna próxima. Esto no lo quiere nadie serio; ni el más apasionado electoralista. ( lo resaltado es nuestro)

FIN DE BOLETÌN Nro 57.-

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.