sábado, 22 de noviembre de 2008

B032- Se agrava la "Guerra Interna"


Boletín de fecha 26 de agosto de 2005

Transcribimos a continuación, las páginas 44 y 45 del libro “El peronismo de los 70” Parte II, de la colección “ Claves para todos” , escrito por el ex senador del partido de la UCR ( Unión cívica Radical) doctor Rodolfo Terragno .

“El 22 (de marzo de 1975) el gobierno denunció un “ complot” de características “inusuales” montado por la guerrilla y destinado a “paralizar la producción industrial”en la zona ribereña del río Paraná, próxima a Buenos Aires.
La- guerrilla, al parecer, ya no sólo estaba firme en Tucumán, sino en un prolongado cordón industrial vecino a la capital de la República, sobre todo en Villa Constitución, sede de una importante fábrica siderúrgica. Como la Unión Obrera Metalúrgica - el sindicato de Lorenzo Miguel –había perdido en la zona, en cuyas fábricas predominaba la izquierda, hubo quienes atribuyeron la denuncia de presunto complot a una maniobra de la “burocracia sindical”………De hecho, el sindicato metalúrgico de Villa Constitución fue intervenido”.

Al mismo tiempo, ese 22 de marzo, en el país se vivían varios dramas:
. En distintos lugares de Mar del Plata ( 400 Km al sur de Buenos Aires) velaban a un abogado, un estudiante, un militar retirado y dos hijos del militar. Todos habían sido acribillados a balazos esa madrugada.
. En Tucumán, la policía identificaba a dos cadáveres que, días antes, habían aparecido en el lecho de un río. Eran también víctimas del terror político.
. Mientras, en Córdoba, se aprestaban a enterrar , por un lado, a un comisario y por el otro a dos guerrilleros. Los tres había caído el día anterior.
. Otro subcomisario, un presbítero y una mujer eran llorados por sus deudos en Bahía Blanca, al sur de la provincia de Buenos Aires. También ellos habían sido ametrallados.
.En un hospital de Jujuy, en el noroeste, se procuraba salvar a cuatro personas, heridas en un tiroteo entre policías y sindicalistas.
. En los alrededores de la capital, se velaban los restos de un obrero y un sargento de policía, muertos 48 horas antes. En Villa Constitución – una de las ciudades ubicadas en el área del “complot”- alguien planeaba el asesinato del subjefe de Policía que iba a ocurrir el día siguiente.
. Entretanto, en Temperley, muy cerca de Buenos Aires, trece personas, casi todas encapuchadas, practicaban un macabro raíd, secuestrando enemigos políticos, destruyendo e incendiando casas y por último, fusilando a ocho personas……

Todo el país se teñía de sangre. El domingo 23, el matutino La Opinión destacó: “La escalada ( de violencia ) alcanzó este fin de semana su punto crítico con un promedio de una muerte cada 2 horas y 24 minutos”. También recordó que, sumadas esas 34 muertes de las horas previas, las víctimas del terror político habían llegado a 113 en apenas 90 días”…….

Ese mismo día domingo, el ministro del Interior atribuyó a “grupos malintencionados” los rumores de golpe. El comandante del Ejército desmintió, el 25, que las Fuerzas Armadas proyectaran hacerse cargo del poder”. (recién un año después se produjo el golpe de Estado ).

Situación del desarrollo terrorista subversivo:( marzo de 1975)

Recordamos:
Que hasta aquí ya se habían ejecutado acciones de envergadura que mostraban el crecimiento acelerado del terrorismo subversivo; las FAL (Fuerzas Armadas de Liberación) habían asaltado un vivac del Regimiento 1° de Infantería en Campo de Mayo, el ERP ya había atacado al Comando de Sanidad del Ejército, al Regimiento 10 de caballería en la localidad de Azul, a la Fábrica de pólvoras y explosivos de Villa María y al Batallón de Arsenales 121 de Rosario, así como a numerosos destacamentos y patrullas policiales.
Que actuaban las “Tres A” creadas con el estímulo y apoyo del general Perón para combatir con métodos similares (clandestinos e ilegales) a las organizaciones subversivas terroristas.
Que por decreto del Poder Ejecutivo Nacional, la presidenta María E. M. de Perón y sus ministros, habían ordenado a las FFAA iniciar operaciones militares en Tucumán , por haber sido sobrepasadas las fuerzas de seguridad y policiales.
Que Montoneros había pasado nuevamente a la clandestinidad para continuar su ataque armado contra las instituciones, junto al ya nombrado ERP y otras organizaciones menores y que , desde que los políticos surgidos de elecciones gobernaban el país , ( oportunidad en que hubo una salida indiscriminada de las cárceles de más de 2.000 terroristas, por decreto del PEN y de una ley de Amnistía) se habían producido hasta el momento alrededor de 180 asesinatos de militares (incluyendo soldados), policías y civiles , por parte de esas organizaciones subversivas terroristas.

Era a todas luces evidente que las organizaciones terroristas “no luchaban sólo contra gobiernos de facto” para lograr “la libertad del pueblo” al que decían representar, sino también contra los gobiernos constitucionales elegidos libremente, ya que al asumir éstos, continuaron sus operaciones y su desarrollo en personal y medios, para estar en mejores condiciones de obtener el poder político por las armas (Mediante la estrategia de “Guerra integral revolucionaria ” ya explicada en otros boletines).

Se desarrollaba entonces una guerra asimétrica –única posible para ellos- que se caracterizaba por el enfrentamiento de grupos autodenominados revolucionarios con el poder de un Estado, al principio con un poder de combate muy desigual y con la intención de los primeros de ir equilibrándolo a través del tiempo mediante su desarrollo político y militar. En nuestro país, esa evolución y crecimiento ya era evidente..

Las organizaciones subversivas habían comenzado con operaciones de robos y secuestros extorsivos sin identificarse cuya finalidad era proveerse de dinero y foguear a su personal. Luego de darse a conocer como grupos armados organizados (año 1970), agregaron, desarmes policiales, asesinatos, uso de explosivos e intimidaciones, para continuar con ataques a grupos o destacamentos policiales . Ahora, ya estaban atacando a unidades militares y abriendo un frente rural con la idea de solicitar a las Naciones Unidas el estatus de “ zona dominada” que le permitiera pedir apoyo a otros países comunistas.
El 13 de abril, la señora María E. Martínez de Perón, viajó a Tucumán para visitar a las tropas en operaciones, en su carácter de Presidente y Comandante en jefe de las FFAA.

Hay que recordar que en las zonas urbanas, los terroristas subversivos , no actuaban como guerrilleros ( Según la calificación internacional , con uniformes, armas a la vista, un jefe evidente responsable, etc ) sino que lo hacían como partisanos es decir, por células infiltradas dentro de la sociedad , mimetizados en la población, actuando por sorpresa y a traición, contra civiles , militares o policías según su particular criterio y necesidad y por lo tanto, al no respetar las leyes de guerra, no estaban protegidos por las mismas.

El 20 de junio, el Ministerio del Interior a cargo del Dr Alberto Rocamora , en respuesta a cifras solicitadas por los periodistas en una reunión de prensa de la semana anterior, difundió las siguientes :

En 1973 se habían verificado 689 actos terroristas .En 1974 la cantidad se incrementó a 3.178 y en lo que iba del año 1975 ( seis meses) a 1.212 hechos. En total desde el 25 de mayo de 1973 consignaban 5.079 actos terroristas. Sin discriminar tipo ni calidad de cada uno ( pudiera haber sido el ataque a un regimiento o un secuestro extorsivo , o un robo de un camión, o un asesinato, etc)

Con respecto a los homicidios, expresó que en 1974 fueron 189 (Octubre marcó un triste récord con 35 casos) y que, en los 6 meses de 1975, ya llevaban 196.

FIN DEL BOLETIN Nro 32.

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.