viernes, 18 de abril de 2008

B022- Ataque al RC10. Perón vs Montoneros

Boletín de fecha 06 de junio de 2005

Ataque del ERP a la Guarnición militar de Azul ( Pcia de Buenos Aires) .

El país que había encontrado Perón, la situación que se vivía y como había evolucionado, era muy diferente a lo que él se había imaginado. Su control sobre la izquierda “pseudoperonista” que había prohijado y estimulado desde el extranjero, en nada respondía a sus iniciativas y los graves hechos de sangre antes justificados por aquello de que “la violencia de arriba engendra la violencia de abajo”, estaban tomando un grave cariz.

El sábado 19 de enero de 1974 a las 22.30 horas, el ERP atacó el Regimiento “Tiradores de Caballería Blindada 10” de Azul con parte de su estructura armada denominada “Compañía Héroes de Trelew”. El ataque, se produjo por medio de tres agrupaciones. Dos de ellas se dirigieron al cuartel y la otra denominada “grupo de secuestro”, al barrio de oficiales donde vivían el jefe del mencionado regimiento : coronel Arturo Gay y el jefe del Grupo de Artillería Nro1 : teniente coronel Jorge Ibarzábal .

En el cuartel del RC10 , previo un éxito inicial debido a la sorpresa del ataque, se inició un intenso tiroteo con parte de la guardia, los oficiales que estaban en el casino y un vehículo blindado .De los tres camiones que entraron los terroristas subversivos para llevarse las armas robadas, dos fueron destruidos y el otro escapó. Pasada la confusión inicial los defensores, reforzados por oficiales y suboficiales de ambas unidades de esa guarnición que se incorporaron desde sus casas, pasaron al ataque trastocando en derrota total el éxito inicial de los atacantes..
Mientras, el grupo secuestro había interceptado a los dos Jefes . El coronel. Gay Jefe del Regimiento que estaba acompañado por su familia, fue sorprendido y asesinado en el lugar, mientras que el teniente coronel Ibarzábal que llegaba a buscarlo tuvo que entregarse al amenazar los terroristas con asesinar a la familia del coronel si no se rendía. Allí, fue tomado prisionero e introducido en un vehículo, iniciando posteriormente un calvario de diez meses en una de las llamadas “cárceles del pueblo” hasta ser asesinado luego de padecer innumerables tormentos y haber perdido mas de 30 Kg. de peso.

La mayoría de los atacantes del cuartel, ante la resistencia y el posterior contrataque, huyeron dejando tres terroristas muertos y un herido. Habían asesinado también al soldado Daniel González al que degollaron a traición , y herido gravemente al Tte. 1ro. Carullo.

Mientras tanto, otra parte del grupo “secuestro” sin conocer que el resto de sus compañeros se habían ido, llevó a la familia Gay hasta el interior de la herrería reteniéndola como rehén. El lugar fue rodeado por personal militar que les intimó rendición ante lo que, uno de los terroristas, le disparó a la señora de Gay matándola en el acto delante de sus hijos, segundos antes de ser él muerto por un tirador especial del regimiento.
Los traumas que dejaron estos hechos criminales sobre la adolescente hija del coronel Gay que presenció el asesinato de sus padres, hicieron que 17 años mas tarde de esos sucesos, por los trastornos que dejaron en su mente, se suicidara arrojándose desde un piso alto del edificio donde vivía.

Horas después del ataque, Perón dirigió al país un mensaje sumamente duro contra los grupos terroristas y contra la infiltración en su movimiento y posteriormente una carta pública al personal a la Unidad, donde luego de felicitarla por su desempeño manifestó textualmente…… “el repudio unánime de la ciudadanía hará que el reducido número de psicópatas que van quedando, sea exterminado uno a uno para bien de la República”……
No sería ésta la única vez que, desde un gobierno constitucional, se hablara oficialmente de exterminio ya que a fines de 1975 en una conferencia pronunciada en la Escuela de Defensa Nacional el entonces Ministro de Defensa, Doctor Botero, usó el término con el mismo alcance y valor de sentencia absoluta.

Enfrentamiento de Perón con los Montoneros

Desde el arribo de Perón al país, cuando se produjo el sangriento enfrentamiento en Ezeiza donde confrontaron las dos vertientes ideológicas del peronismo, quedaron evidenciadas las serias divergencias que anidaban en su seno. La “Patria Socialista” y la “Patria Peronista” serían irreconciliables.

La primera discusión en forma directa de los Montoneros con el Líder se produjo en una reunión que mantuvo con los dirigentes de la Juventud Peronista encabezados por Mario E. Firmenich cuando les expuso las ideas sobre su futura gestión, que mucho distaban de las sustentadas desde su exilio. Allí recibió la inesperada réplica del joven dirigente, puntualizando su desacuerdo y expresando que no abandonarían sus armas.
Retirado del lugar, Firmenich amplió sus declaraciones en la sede de la JP de la calle Chile ante un grupo de militantes encuadrados, donde les manifestó “Nosotros tenemos que autocriticarnos porque hemos hecho nuestro propio Perón mas allá de lo que es. Nos hemos dado cuenta que Perón es Perón y no lo que nosotros queremos......la ideología de Perón es contradictoria con la nuestra, porque nosotros somos socialistas”( Libro La Voluntad de Anguita y Caparrós).

Otro hito importante del deterioro de la relación entre la juventud revolucionaria y Perón, se produjo el 22 de enero de 1974, tres días después del ataque al RC10, ya explicado. Ese día, Perón llamó a una reunión a los 8 (ocho) diputados de la Juventud Peronista ( JP) Rodolfo Vittar, Roberto Vidaña, Aníbal Iturriete, Armando Croatto, Carlos Kunkel ( Hoy Subsecretario de la Presidencia de la Nación), Santiago Días Ortiz, Diego Muñiz Barreto y Jorge Glellel, quienes no querían votar la nueva legislación que aumentaría las penas por delitos subversivos.
Allí, frente a las cámaras de TV Canal 7, Perón les dijo entre otras cosas ….. “Si no tenemos la ley, el camino será otro, y les aseguro que puestos a enfrentar violencia contra violencia, nosotros tenemos más medios para aplastarlos y lo haremos a cualquier precio. Porque a la violencia no se le puede oponer otra cosa que la propia violencia..”
Dos días después los 8 diputados renunciaron a sus bancas. De los suplentes, dos fueron montoneros: Leonardo Bettanin y Domingo Zavala Rodríguez. A ninguno de ellos se les permitió formar parte del Frente Justicialista de Liberación ( FREJULI)

La ruptura con Montoneros ya tenía carácter irreversible, pero habría de materializarse definitivamente durante el acto llevado a cabo frente a la Casa Rosada para celebrar el 1ro. de mayo, el “Día del Trabajador”.
Los organizadores, para evitar problemas, sólo permitían que se exhibieran banderas nacionales, pero al aparecer Perón, del sector ocupado por la JP, aparecieron banderas argentinas con la palabra “Montoneros” escrita en aerosol. Posteriormente durante el acto silbaron a la esposa del Presidente y le cantaron estribillos descalificantes, luego y fuera de lo previsto en el acto, hicieron redoblar un tambor y mientras nombraban a los montoneros muertos gritaban “presente”.

Perón visiblemente ofuscado se acercó al micrófono , mientras comenzaron a gritarle “Que pasa general que está lleno de gorilas el gobierno popular” , en ese momento el discurso previsto sobre la unión nacional, se transformó una diatriba a la izquierda peronista y en un elogio a los dirigentes sindicales “……esos estúpidos que gritan…….esos imberbes que pretenden tener más méritos que los que lucharon 20 años….compañeros que han visto caer a sus dirigentes asesinados, sin que todavía haya sonado el escarmiento….(en relación a los asesinados por la subversión , desde Vandor a Rucci) infiltrados que trabajan adentro…..”

Los Montoneros y sus simpatizantes se retiraron de la plaza, dejando un gran sector de la misma vacío. Se había quebrado definitivamente, por la decisión de quienes enfrentaron a Perón, la relación con el gobierno democrático constitucional.

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.