viernes, 18 de abril de 2008

B021- Operativo Dorrego. Asume Perón. Las Tres A

Boletín de fecha 30 de mayode 2005

El “Operativo Dorrego”.

Luego de la asunción de Cámpora, había sido nombrado como Comandante en Jefe del Ejército el general Jorge Raúl Carcagno, un militar que se autodefinía como “nacional” ( en lo político económico) y “popular” ( en lo social). Como una manera de evitar enfrentamientos futuros, este general, buscó acercar a los oficiales y suboficiales del Ejército con la fracción menos radicalizada de los subversivos, que para él era la Juventud Peronista ( JP), por estar encuadrada dentro del Partido Justicialista y a pesar de estar liderada por los Montoneros.

Su principal asesor era el coronel Juan Jaime Cesio, Secretario General del Ejército, cuyos camaradas lo tildaban de “progresista , snob y transgresor”, quien como Agregado Militar en París en 1968, había sido testigo de los disturbios estudiantiles del “mayo francés” sucesos que al parecer, lo influyeron en su posterior pensamiento.

Finalmente Carcagno decidió realizar, en conjunto con los líderes de Montoneros y la JP, a partir del 05 de octubre de ese año, una gran operación de acción cívica que se denominó “Operativo Manuel Dorrego de Reconstrucción Nacional” el que abarcó cuatro zonas de la Provincia de Buenos Aires que comprendieron los partidos que se nombran a continuación: 1ra. Bragado, 9 de Julio, 25 de Mayo y Saladillo. 2da. Pehuajó, Carlos Casales, Bolívar y Grl Alvear. 3ra. Junín, Grl Viamonte, Lincoln y Grl Pinto y 4ta. Carlos Tejedor y Trenque Lauquen. El Planeamiento y dirección estuvo a cargo del GEMGE , Grl Betti y la ejecución a cargo de las Br (s): 10 de Infantería y 1ra de Caballería, cuyo comandante era el Grl Albano Harguindeguy.

Evidentemente, el general Carcagno no evaluó correctamente que los cuadros del Ejército tenían una profunda diferencia de objetivos y procedimientos en relación a los miembros politizados de la JP, cuyo principal interés no era trabajar para la comunidad en conjunto con el EA, sino convencer a los oficiales y suboficiales sobre sus ideas y su proyecto político para integrarlos a sus filas. Tanto es así, que en los vivaques del ejército se presentaban los responsables de distintos grupos montoneros a los oficiales de los mismos, para “realizar charlas sobre temas de actualidad nacional y regional”, aunque en todos los casos no fueron autorizadas.

El 12 de octubre asumió Perón la presidencia de la Nación y el 23 de Octubre finalizó el operativo, en cuyo desarrollo hubo varios problemas con la población por el comportamiento inadecuado de los jóvenes revolucionarios . Sin la presencia en el acto de finalización, del general Perón, quien evaluó que no se cumplieron los objetivos previstos por el Ejército en el operativo de referencia, finalizó este intento no repetido de acercamiento del Ejército con los jóvenes subversivos. ( El 19 de diciembre el Presidente relevó al general Carcagno por el general Leandro Enrique Anaya).

El teniente general Perón asume la presidencia de la Nación

Perón había regresado al país el 20 de Junio (Ver Boletín B019) para quedarse en forma definitiva . Cámpora y Solano Lima habían renunciado a la presidencia y vicepresidencia 49 días después de asumir, debido al caos existente y la escasa gobernabilidad.

El Presidente en ejercicio que en ese momento era Raúl Lastiri –yerno del ministro de Bienestar Social José López Rega, (ex cabo de la Policía Federal, devenido en amanuense, secretario personal del líder y finalmente ministro), llamó a elecciones para el 23 de septiembre donde se consagraría la fórmula Perón-Perón , por amplio margen.

La elección de esa fórmula tuvo sus avatares, pues en un momento y como prenda de unión nacional se llegó a hablar de un binomio constituido por Perón y Balbín ( UCR) la que no se concretó por no responder a intereses partidarios y a las previsiones del anciano general.

Respecto a la fórmula definitiva, es poco comprensible que a su edad y con los problemas de salud que tenía , que bien podían truncar su período, Perón eligiera como virtual sucesor a una persona –ex corista y sin ningún tipo de preparación intelectual y aptitudes- que iba a tener que hacerse cargo de una situación previsiblemente explosiva debido las seguras disputas y desbordes de grupos antagónicos que echarían mano a cualquier procedimiento para disputar la herencia del líder y llegar al poder..

Este nuevo Perón ( “león herbívoro”, como se autodenominó ) se dirigió al país, enarbolando la bandera de la reconciliación nacional definiéndose explícitamente contra la Tendencia Revolucionara Peronista que exaltaba un socialismo a imitación del Castro-Guevarista en abierta contraposición con la doctrina justicialista que pretendía , como la doctrina social de la Iglesia, el consenso entre las clases sociales y no el enfrentamiento.

Como eran concepciones imposibles de conciliar, Perón se abocó a frenar los avances ideológicos de esa juventud dentro de su movimiento político. Su actitud fue absolutamente contradictoria en su relación con esos “grupos armados de acción directa” como los supo llamar. Desde el exilio los estimuló porque servían a sus planes, luego los condenó por no acatar su conducción y no dejar de lado sus convicciones marxistas , que claramente no compartía.

El mismo día que Perón asumió la presidencia (12 de octubre de 1973), la agrupación “Montoneros” se fusionaba con las Fuerzas Armadas Revolucionarias ( FAR ) provenientes del Sector 2 , marxista-leninista del ELN (Ejército de Liberación Nacional) concebido como apoyo al “Che Guevara”en Bolivia en aquel lejano 1967, con intención de instalar definitivamente la guerrilla rural en nuestro país. La nueva organización mantuvo la denominación de Montoneros debido a su interés de mimetizarse dentro del peronismo.

López Rega y la reacción peronista ortodoxa. La triple “A”.

Ya a fines de 1973 y en especial, luego del asesinato del dirigente metalúrgico José I. Rucci, se hizo evidente la reacción contra la actividad terrorista-subversiva de izquierda. Algunos sindicatos y grupos políticos afectados por sus múltiples ataques y asesinatos comenzaron a organizar una represalia armada clandestina con el estímulo y apoyo de Perón quien estaba decidido a acabar con las organizaciones armadas que querían disputarle el poder.

El ministro López Rega fue el responsable de promover la estructura, financiarla y armar las fuerzas de choque que constituyeron la “Alianza Anticomunista Argentina” o “triple A”. La mayor parte de los recursos humanos empleados , según el autor de un libro sobre esta organización, fueron proporcionados por una federación de grupos de derecha : antiguos militantes de tacuara, miembros del Comando de Organización ( C. de O. ), miembros de la Confederación Nacional Universitaria (CNU), sindicalistas e integrantes de otras agrupaciones peronistas menores, al mando de Juan R Morales y Rodolfo Almirón, dos ex - oficiales de la policía reincorporados por López Rega.

Los ataques de la “triple A” empezaron , al parecer el día 21 de noviembre de 1973, cuando una bomba estuvo a punto de acabar con el senador radical Hipólito Solari Irigoyen. Entre sus víctimas más resonantes se pueden mencionar al diputado peronista Rodolfo Ortega Peña, director adjunto de la revista “Militancia” y socio del abogado defensor de terroristas presos e ideólogo de izquierda Eduardo L. Duhalde, actual Secretario de Derechos Humanos de la Nación , al abogado defensor de terroristas y militante del PRT: Alfredo A. Curuchet, al ex vicegobernador de Córdoba Atilio H. López, a un subjefe de la policía de la provincia de Bs As Julio H. Troxler, al Dr Silvio Frondizi, profesor de la Universidad Tecnológica nacional ,vinculado al PRT y hermano del que fuera presidente de la Nación, al sacerdote salesiano Carlos Borniak, vicerrector del Instituto Superior Juan XXIII , a Alfredo M Ongaro hijo de Raimundo Ongaro, a cuatro (4) miembros de la familia Pujadas que eran padres y hermanos de un terrorista muerto en Trelew y por lo menos a un centenar y medio de militantes izquierdistas en todo el país cuyos nombres y documentos que ampara cada hecho, se encuentran registrados en el Anexo 4 del libro “In Memorian” Tomo III .

Todos los hechos referidos en el párrafo anterior fueron ejecutados durante los gobiernos constitucionales elegidos democráticamente, a partir de 1973 y hasta marzo de 1976. A ellos deben sumarse unos 320 asesinatos más que fueron cometidos por organizaciones antimarxistas sin identificar ( muchos podrían haber sido cometidos por la mencionada Triple A) . En suma, de acuerdo a la misma fuente, un mínimo de 476 asesinados por organizaciones anticomunistas en períodos constitucionales.

No hay comentarios:

BOLETINES PARA COLECCIONAR

Es una serie informativa sobre acontecimientos de nuestro pasado reciente , destinado principalmente a quienes no los vivieron y para los que los olvidaron .
Su exposición no busca polemizar ni agraviar , sino lograr la concordia a través de la verdad y la equidad en el tratamiento de los dramáticos sucesos vividos en la década del 70 que vienen siendo parcializados y distorsionados mediante una campaña de mentiras y desinformación interesada.